¡Cuando se quiere se puede!: Lourdes Baquero un caso de éxito en el cambio de hábitos

Todos en algún momento hemos querido lograr algo; sin embargo, a pesar de nuestros esfuerzos, no lo hemos cumplido.  

Si a ti también te ha sucedido, seguro te preguntaste: ¿por qué me habrá pasado eso?, ¿qué me faltó hacer?, ¿de qué otra manera hubiera podido abordar esa situación?

Pues no eres la única. Diariamente recibimos mensajes de personas frustradas contándonos que, por años, han intentado alimentarse mejor, bajar de peso, subir su autoestima, estar más sanas y felices, pero por muchas razones se han desviado del camino y actualmente están muy lejos de lograr sus objetivos.

Por eso, queremos motivarte con la historia de una de las personas que más admiramos por su constancia, dedicación y perseverancia.

Lourdes Baquero es una mujer como muchas otras que se sentía incómoda con su apariencia física, sufría de ansiedad y no tenía energía.

Comenzó a tener problemas de salud que le causaban dolor y tristeza, cambiaron su humor y le hicieron más difícil su relación con el mundo exterior.

Como esposa, mamá de dos niñas y emprendedora, tenía poco tiempo para ella, dejando a un lado su bienestar por ayudar y hacer felices a los demás.

La buena noticia es que hace un tiempo decidió darle un vuelco a su situación, tomó las riendas de su vida y comenzó a cambiar.

En Mishmash Ladies encontró información pertinente que necesitaba sobre los alimentos y sus funciones, consejos sobre el cambio de hábitos, recetas fáciles, ricas y sanas. Sobre todo obtuvo apoyo moral ya que, como ella misma nos ha dicho, es difícil cuando la gente en vez de ayudarte te sabotea.

Para el día de hoy, Lourdes ha logrado adquirir hábitos saludables, empezó a incrementar su autoestima y poner por encima de todo su amor propio. Logró bajar 30 kilos, recuperar su masa muscular y verse increíble.

Ahora es una mujer más tranquila porque sabe que debe tomarse las cosas con calma, soltar lo que no puede controlar, respirar y agradecer cada instante que le regala la vida.

También es consciente de lo que come, reconociendo que hay alimentos que le van bien y otros que no son buenos para su figura ni su salud. 

Pero lo más importante es que ha logrado contagiar a su familia de este maravilloso cambio, llevando bienestar y felicidad a su hogar.

“Cambia de hábitos, cambia de vida”

Deja un comentario